Cómo y cada cuánto tiempo cambiar la pasta térmica del procesador: Guía completa

Pere Cuadros
Me encanta la tecnología!

La pasta térmica es esencial para mantener el rendimiento y la vida útil de tu procesador. En este artículo, te enseñaremos cómo y cada cuánto tiempo cambiar la pasta térmica de tu CPU para garantizar un óptimo rendimiento en tu equipo. Además, proporcionaremos consejos y trucos para asegurar una aplicación adecuada.

¿Qué es la pasta térmica y por qué es importante?

Funciones de la pasta térmica

La pasta térmica, también conocida como grasa térmica o compuesto térmico, es un material conductor del calor que ayuda a transferirlo desde el procesador hacia el disipador o cooler. Esta transferencia de calor permite que el procesador funcione a temperaturas más bajas, lo que es crucial para evitar el sobrecalentamiento y garantizar un rendimiento óptimo.

Consecuencias de una mala aplicación

Si la pasta térmica no se aplica correctamente, puede haber bolsas de aire que reduzcan su efectividad y provoquen sobrecalentamiento en el procesador. Esto, a su vez, puede llevar a un funcionamiento lento, bloqueos o incluso daños irreparables en los componentes del equipo.

¿Cuándo cambiar la pasta térmica?

Tiempo recomendado

La mayoría de los expertos en tecnología recomiendan cambiar la pasta térmica cada 2-3 años para mantener el rendimiento del procesador en niveles óptimos. Sin embargo, este plazo puede variar dependiendo de la calidad del compuesto utilizado y del uso que le des a tu equipo.

Señales de que es necesario cambiarla

Hay ciertas señales que indican que es hora de cambiar la pasta térmica de tu CPU:

  1. Temperaturas elevadas en reposo: Si tu procesador muestra temperaturas superiores a las normales incluso cuando no estás ejecutando ninguna tarea, es posible que la pasta térmica no esté funcionando correctamente.
  2. Ruido excesivo del ventilador: Un ventilador que trabaja constantemente a altas velocidades puede ser síntoma de un procesador sobrecalentado debido a una pasta térmica ineficiente.
  3. Bloqueos o reinicios aleatorios: Si tu equipo se bloquea o reinicia inesperadamente durante el uso, esto puede ser causado por un sobrecalentamiento del procesador.
  4. Apagado automático: Si tu computadora se apaga automáticamente sin motivo aparente, puede ser una medida de seguridad activada para evitar daños por sobrecalentamiento.

¿Cómo cambiar la pasta térmica de tu procesador?

Materiales necesarios

Para cambiar la pasta térmica de tu CPU, necesitarás:

  1. Pasta térmica de calidad
  2. Paños sin pelusa o papel de cocina
  3. Alcohol isopropílico al 90% o más
  4. Herramientas para desmontar el disipador de calor (destornillador, pinzas, etc.)

Procedimiento

Sigue estos pasos para cambiar la pasta térmica de tu procesador de manera correcta:

  1. Desconecta el equipo de la corriente y apágalo completamente. Abre el gabinete y localiza el procesador y el disipador de calor.
  2. Desconecta el ventilador del disipador de calor de la placa base y retira los tornillos o clips que sujetan el disipador al procesador.
  3. Levanta suavemente el disipador de calor para separarlo del procesador. Ten cuidado de no dañar ninguno de los componentes.
  4. Limpia la pasta térmica antigua tanto del procesador como del disipador de calor utilizando paños sin pelusa o papel de cocina humedecido en alcohol isopropílico. Asegúrate de eliminar por completo los residuos de pasta térmica para evitar problemas de conductividad térmica.
  5. Aplica una cantidad adecuada de nueva pasta térmica en el centro del procesador. El tamaño recomendado es similar al de un grano de arroz o un guisante pequeño. No es necesario esparcir la pasta térmica; se distribuirá uniformemente al presionar el disipador de calor sobre ella.
  6. Coloca nuevamente el disipador de calor sobre el procesador, asegurándote de que esté bien alineado y nivelado. Asegura el disipador de calor con los tornillos o clips correspondientes y conecta el ventilador a la placa base.
  7. Cierra el gabinete, conecta el equipo a la corriente y enciéndelo. Comprueba las temperaturas del procesador durante su funcionamiento para asegurarte de que la nueva pasta térmica esté haciendo su trabajo correctamente.

Consejos para una correcta aplicación

  • Utiliza pasta térmica de buena calidad. Aunque puede haber una tentación de ahorrar en costos, las pastas térmicas de baja calidad pueden no proporcionar una conductividad térmica adecuada y podrían secarse rápidamente, lo que requeriría un reemplazo frecuente.
  • No mezcles diferentes tipos de pasta térmica. Siempre utiliza la misma marca y tipo de pasta térmica en tu procesador para garantizar la mejor conductividad térmica posible.
  • No apliques demasiada pasta térmica. Una cantidad excesiva de pasta térmica puede provocar que se derrame sobre los componentes circundantes, lo que podría generar cortocircuitos o interferir con la conductividad eléctrica.

Siguiendo esta guía, podrás mantener el rendimiento óptimo de tu procesador y evitar el sobrecalentamiento. Recuerda que es importante cambiar la pasta térmica cada cierto tiempo para garantizar una buena transferencia de calor y proteger los componentes de tu equipo.

Recibe todas las noticias, reseñas y ofertas más importantes en tecnología móvil directamente entérate de todo

Categorías